ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Ascenso

Ir abajo 
AutorMensaje
Shutoyuki Sosuki
Teniente de la 5ª División
avatar

Femenino
Libra Mono
Cantidad de envíos : 85
Localización : Sereitei
Fecha de inscripción : 22/10/2011

MensajeTema: Ascenso   Jue Dic 01, 2011 7:45 pm

Spoiler:
 
Largo tiempo había pasado desde su estancia en aquel lugar. Muchas caras conocidas, muchos momentos buenos allí vividos, y al igual que buenos malos, nada era un campo de flores en aquel lugar.
La sociedad de almas, allí había aprendido tantísimas cosas, había vuelto su cuerpo y su ente mucho más duro. La madurez comenzaba a hacerse notar en aquella muchacha de aspecto aniñado y anchísimos ropajes. Aquel día que se presentaba frente a sus ojos no mostraba nada especial, un día más en el que pasear por la quinta división, a decir verdad, la monotonía y tranquilidad dominaba aquellos pasillos esos últimos días. Cosa que realmente agradecía. La palabra pelear en si era una molestia para la joven de castaños cabellos, la cual, en aquel momento, postraba entre sus manos aquel enorme diario rojo de aterciopeladas pastas.
Sus gafas se deslizaban hacia delante, pro el tabique nasal paso tras paso que la muchacha daba, debiendo así esta de parar de vez en cuando para volver a ajustarlas. Las patillas de estas estaban algo torcidas y estropeadas, muestra del tiempo y desgaste en misiones y batallas. Con los dedos de su mano derecha, agarró con más firmeza el libro contra su cuerpo, dejando así la mano izquierda libre para agarrar las gafas y separarlas del rostro.
Miró estas con neblina en sus retinas, dejando la mirada entrecerrada y temblorosa ante ese gesto, a pesar de ver los bordes difuminados, podía apreciar en los cristales algunas grietas pequeñas y la distorsión que presentaban las patillas a pesar de ser gruesas y resistentes. Un suspiro dominó los labios de ella, dejando su cabeza suavemente inclinada hacia abajo con cierta desgana. Realmente, desearía no tener que portarlas, así podría ser todo mucho más fácil y cómodo para ella. Volvió a alzar estas, dejándolas bien sujetas a su nariz nuevamente. El pesado libro no pudo evitar resbalarse suavemente de su brazo. Los castaños ojos de la muchacha quedaron bien abiertos ante ello, inclinado su cuerpo con ambas manos hacia delante para la mejor sujeción de este. Con ello, lo único que consiguió había sido resbalar hacia el frente, quedando su cuerpo contra el suelo sobre aquel libro.
-Ouch…-
La leve queja soltada entre sus labios fue casi imperceptible a diferencia del fuerte ruido que provocó al caer. Tras un rápido gesto de muñeca sobre la cabeza de ella en señal de dolor, abrió los ojos rápidamente, tornando primero la vista a la derecha, luego a la izquierda, y tras ello girarla lo más posible intentando divisar sus espaldas. No había nadie, un suspiro tranquilizador salió de entre sus labios, aquel tipo de situaciones eran realmente vergonzosas para ella, y más aún si había un público frente a esta.
En aquel apaciguado ambiente solamente estaba ella, con aquel gran libro, el cual, quedó abierto por una página específica al caer. Sosuki, no pudo evitar tornar su mirada en aquella página del diario, como de costumbre, había un dibujo bastante mediocre, aquel dibujo eran cuatro garabatos, los cuales intentaban con temblorosas líneas simular personas, bajo aquel dibujo, un texto describía el significado de aquella “obra”
“Nunca pensé que podrían caerme tan bien esos tipos. Inutomu-kun es muy tierno, me trata como una hermana pequeña, jaja, realmente, es un chico muy agradable, ¡creo que tenemos muchas cosas en común!. Andoku-san es un tanto extraño, ¡le gusta demasiado beber! Pero no puedo evitar adorar su forma sabia de pensar, es un hombre muy sabio…Y Tengoku-san es..Bueno, al principio confieso que realmente le tuve mucho miedo, temblé muchísimo al verle en la academia mi primer día..Pero es muy protector y amable. ¿Algún día podré dedicarle una sonrisa sin temblar primero? ¡Quién sabe! “
La joven shinigami no pudo evitar enternecer la mirada con aquella lectura escrita por ella misma. La sonrisa mostrada en sus labios era enternecedora y aniñada, por esa nostalgia de todos los momentos vividos junto a ellos, y momentos mejores que pasarían frente a sus ojos. Pero...a decir verdad, no había entablado amistad con nadie de su división. Simplemente, había pasado de largo de ellos, temerosa de que clase de persona podría ser alguno de ellos. Bien sabía que no podría ser siempre así, tenía que ser más sociable con ellos.
Tras esa suave pausa de pensamientos profundos, volvió a cerrar aquel libro frente a ella, resonando así este por el gran grosor debido a dichas pastas y cantidad de páginas. Con un torpe movimiento, volvió a posicionarse en pie, dejando bien sujeto ahora con ambas manos su diario. Su mirada siguió torneandose a este por un instante, pero no permaneció así todo el tiempo, analizando los entrehuecos que había entre algunas de las páginas con puntas dobladas, posíblemente en estos hubiese escrito un evento importante, así era.
Una vez decidió retomar sus pasos, observó de refilón su propio reflejo en uno de los cristales de las ventanas iluminados por el fuerte sol. Torneó más de la cuenta el rostro, y, aunque ella no fuese una mujer coqueta, no dudó en acicalar levemente su cabello mirandose en aquel reflejo, colocandolo así algo mejor tras un movimiento ligero de muñeca. Los ojos que se fijaban bien en aquel reflejo, divisaron algo volar al lado de ella, algo pequeño de color negro, con resplandores escapar en aleteos, giró su rostro, y efectivamente, frente a ella había una mariposa infernal. No pudo evitar abrir bien de par en par sus castaños ojos, parpadeando un poco antes, para tras ello, atender bien al mensaje que venía a traer a la joven.
“Shutoyuki Sosuki, hemos decidido que eres la adecuada para ocupar el cargo de tercer oficial de la quinta división. Por tu experiencia con las artes kidoh, y tus habilidades y buen control de las mismas, esperamos que puedas valorar este cargo que te ofrecemos, asi mismo, esperamos que des todo tu potencial y más”
No podía creer lo que acababa de percibir su propia mente en aquel mensaje. Ella, la cual pensaba que realmente, nunca sobrepasaría el cargo de una simple shinigami raso, había conseguido algo, tercera oficial. Para ella eso significó algo muy importante, había mejorado, y mucho. Una gran sonrisa se dibujó en su rostro, dejando caer nuevamente el diario al suelo, pero aquella vez, no pareció darle importancia. Ambas manos se situaron en su rostro, exclamativas en esa felicidad que había dominado a la shinigami. Bien sabía, que aquello sería una gran responsavilidad, y por supuesto, la tomaría con la mejor de las sonrisas.

Volvió a agacharse, recogiendo nuevamente el libro entre sus manos, y se posicionó de nuevo en pie, ahora, el rostro algo introvertido de ella portaba una amplia noticia, ¡No cabía en su felicidad! Comenzó ahora a andar de forma más rápida, en dirección a su propia habitación. Debería de guardar el diario, arreglar un poco esas viejas gafas y por supuesto, sentía la gran necesidad de trasmitir dicha noticia a sus compañeros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Ascenso
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
-Bleach: Final Judgement- :: Off-Rol :: Fan Fics-
Cambiar a: